Golpe de calor: La función del termostato

En pleno verano y con temperaturas extremas en todo el país, debemos considerar una serie de recomendaciones para evitar un golpe de calor. El médico deportólogo Jorge Franchella, describe cómo nuestro organismo regula la temperatura corporal cuando se presentan varios días de intenso calor.

PH: freepik.es

¿Cómo funciona el termostato del cuerpo?

Las personas debemos mantener nuestra temperatura entre 35 y 37 grados, aunque en el ambiente que nos rodea puede haber bajo ceo o 40 grados. Nuestro cuerpo es inteligente y logra mantenerse, pero necesitamos implementar mecanismos para perder calor. El confort se logra cuando la temperatura está por debajo de los 24 grados. Lo más importante es que durante el día nuestro cuerpo se sienta aliviado, y cuando esto no ocurre es cuando se corre el riesgo de sufrir un golpe de calor.

¿De qué manera podemos colaborar para conseguir regular la temperatura corporal?

El cuerpo va a perder calor hacia el exterior, es decir que el aire con el que nos contactamos tiene que ver. Si el aire está más fresco mejor, aún con un ventilador, porque éste está desplazando el aire. Otro recurso es tocar un elemento mas fresco, para sentirnos mejor (el suelo o cualquier superficie) . Una tercera herramienta serían las radiaciones, evitando que no sean de manera directa. Y una cuarta posibilidad sería el hecho de recuperar agua permanentemente, ya que contamos con dos sistemas para perder calor. Uno es por evaporación, lo cual se desarrolla a través de la piel (aunque esto es casi imperceptible) y la otra es la sudoración. Ambos mecanismos nos enfrían pero necesitan que nosotros recuperemos el agua del cuerpo.

PH: freepik.es

Algunas personas parecen disfrutar más el verano que otras, ¿Somos distintos en tal sentido?

Si, absolutamente distintos. Existen personas con mucha facilidad para perder dicho calor extra. Hay quienes “producen” un poco mas de calor habitualmente, porque lo hacen con su misma actividad. Generalmente los más delgados suelen disipar mucho mejor el calor, por lo cual toleran más las altas temperaturas. Luego es importante considerar la ambientación, ya que el cuerpo se va adaptando con el paso de los días a las temperaturas elevadas.

El Servicio meteorológico ha incorporado alertas de distintos colores para que la población preste atención oportunamente con el objetivo de evitar consecuencias mayores. ¿Qué es exactamente un golpe de calor?

El golpe de calor es cuando la persona no logra “desembarazarse” de la temperatura alta, por lo menos en algún momento del día. Y en tal sentido el informe del tiempo nos ayuda en un par de aspectos. Por un lado, para perder calor debemos considerar tanto la temperatura como la humedad. Cuando el registro de esta última supera el 40% se torna más complicado, y es la razón por la que se menciona la “sensación térmica”. Las “alertas” son herramientas meteorológicas, aunque nos ayudan mucho en la medicina. La de color amarillo sirve para la población más vulnerable. En este grupo aparecen los niños,  quiénes no perciben la sensación de calor como lo hace un adulto, y es por eso que pueden seguir corriendo aún con altas temperaturas. Y las personas mayores que tampoco sienten la necesidad de rehidratarse lo suficiente. La alerta de color naranja involucra gente que ya no está en esos extremos, aunque también está expuesta a determinadas situaciones. La roja es un claro mensaje para que todos nos cuidemos, ya que cualquier persona que circule caminando al rayo del sol, con las paredes calientes, los motores de los autos, etc, corren riesgo de descomponerse. Últimamente se publica una variante de color violeta, que sucede cuando la extensión geográfica donde ocurre la ola de calor no es tan común al involucrar varias provincias, como ha ocurrido.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de un golpe de calor?

Los más comunes son los más sensibles, es decir cuando nuestro cuerpo no está en la temperatura que necesitamos actúa el sistema nervioso. La persona siente el calor, se advierte molesta, aparece la imprecisión, cierto decaimiento, descenso de la presión arterial, falta de coordinación, ya sea de razonamiento, memoria o cualquier actitud normal en las acciones que se muestran alteradas. Ese es el momento justo para repararse del sol y tomar agua inmediatamente. Cuando tenemos sed ya es un poco tarde porque significa que tenemos un 15 % menos de líquido en el cuerpo, nuestro censor inteligente nos avisa que lo importante es beber agua cada 15 minutos, usando las botellitas para saber exactamente que cantidad estamos consumiendo, entendiendo que lo ideal es lo que solemos afirmar todo el tiempo, que son los famosos dos litros de agua por día, como mínimo.

¿El golpe de calor se pasa inmediatamente o puede durar horas o días?

Depende de la severidad de esos síntomas. Si la persona empieza a manifestar las primeras señales que describimos, pero nos podemos sentar, con la ayuda de alguien empezamos a reponer líquido, la recuperación es inmediata. Si en cambio estamos en una situación donde es difícil salir de esa temperatura extrema, sometidos a radiaciones y sin líquido, puede durar más tiempo.

¿Qué sugiere en relación a la actividad física cuando hay altas temperaturas?

Siempre fomentamos la actividad física de manera periódica, teniendo en cuanta que la misma debe ser placentera. Queda muy claro que debe existir cautela cuando el medio ambiente no es propicio. Es decir que no es conveniente aumentar la producción de calor en nuestro cuerpo. Una seguidilla de días de mucho calor hay que entenderla como una situación especial. Sería lo mismo que salir a entrenar bajo la lluvia con granizo. Si las temperaturas se presentan tan altas, no es el mejor momento para desarrollar un ejercicio, ya que las contracciones musculares son importantes, y mucho más difíciles de regular por nuestro cuerpo. Es decir debe ser una actividad saludable y no exigente, rigurosa ni a cualquier costo.