Secuelas del dengue: ”Queda un gran cansancio por mucho tiempo”

Ante el histórico brote por dengue en nuestro país la población asume el reto de volver a tener que cuidarse para evitar contraer la enfermedad. Al transcurrir las semanas los mismos cuadros muestran de qué manera se expresa el virus en el organismo humano y qué tipo de secuelas deja en las personas.
Ph: freepik.es

Por Cristina Cartier

La gran mayoría de los pacientes con dengue, cursa la enfermedad sin mayores inconvenientes, por tanto regresa a la normalidad al poco tiempo. No obstante existe referencia de personas que no pueden despojarse de algunos síntomas, aun varias semanas después de haber obtenido el alta clínica. ¿Es normal que siga el cansancio varios meses luego del contagio? ¿Es igual para todos los pacientes?

“Lo cierto es que al igual que nos pasó con en Covid-19, estamos aprendiendo permanentemente frente al dengue. Cada paciente va refiriendo cómo atraviesa el cuadro infeccioso y cuánto demoran en irse los síntomas para muchos de los afectados. Nos vamos informando sobre la marcha, con nuevas evidencias que ofrecen los mismos pacientes cada día”, señala para INS la médica infectóloga Dra. Virginia Azar.

¿Se puede confundir dengue con Covid?

“Totalmente. De hecho, existen varias enfermedades que inician de la misma forma, lo cual es un desafío para el mundo médico. Debemos poner el ojo junto con la epidemiologia para conseguir un diagnóstico acertado. El virus del dengue no cursa con síntomas respiratorios. Si se presentan es porque se trata de un cuadro grave. Por eso el paciente con dengue no tiene tos ni catarro, que serian señales claves para diferenciarlo del Covid. Ambos cursan con fiebre. En el caso de dengue, es una fiebre muy característica, porque el paciente no puede levantarse de la cama, en cambio con Covid es bastante más variable”.

¿El cuadro por dengue presenta mejoramientos temporarios durante su transcurso?

“Los síntomas siempre dependen de cada paciente. Sabemos que en esta enfermedad, el 80% no presenta síntomas. Es decir que lo que estamos viendo actualmente es la punta del iceberg. La mayoría de las personas va a cursar sin síntomas, o con tan pocos síntomas, que no van a requerir siquiera atención médica. Debemos decir que estas personas, aun sin síntomas son transmisores de dengue, es decir que si un mosquito los pica, puede trasmitir a otra persona. Luego están las personas con síntomas claros, que van a transitar la enfermedad de diversas formas. Algunos están 7 días tirados en la cama sin poder levantarse, con mucho decaimiento, y otros solo un par de días. En la gran mayoría, a partir de la presentación de síntomas, es difícil que durante unos 10 días lleve una vida normal. Volver a trabajar y reincorporarse a sus actividades demora un tiempo”.

Es un cuadro con bajones de la presión arterial ¿Por qué ocurre?

El dengue cursa con tres etapas muy claras. La primera es la fiebre que puede durar de 3 a 7 días. Cuando desparece la fiebre, la gran mayoría se recupera y empieza a sentirse bien. Un porcentaje de los pacientes entran en la fase crítica. Es el momento donde se pueden producir las complicaciones, con cuadros de shock, es decir una presión arterial muy baja, difícil de levantar, hasta incluso con hidratación con suero no se logra establecer. Existen pacientes que hacen en esta segunda etapa, hemorragias severas o afectación de determinados órganos, por ejemplo expresar una meningitis por dengue, por inflamación del miocardio. Son complicaciones por cuadro grave del dengue que puede presentar cualquier persona. No es necesario tener enfermedades graves o estar en los extremos de la vida. Se puede tratar de un adulto joven sano y manifestar complicaciones que lo lleven a terapia intensiva o incluso la muerte”.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

“A más enfermedades más chances de complicaciones. Si el paciente tiene un sistema inmune debilitado o enfermedades que agravan el cuadro, es más probable que se presenten riesgos. A grandes rasgos pacientes mayores de 65, lactantes, pacientes con diabetes o que usan anticoagulantes, con insuficiencia renal crónica o en diálisis, serian los grupos de riesgo frente al dengue. Es decir puede que el dengue complique la enfermedad de base, o que causante de la muerte del paciente. Siempre se consideran estos factores, porque no es lo mismo hacer un seguimiento del dengue a una persona joven, lo cual será mucho más sencillo, que frente a un paciente con otras enfermedades, que deben ser internadas para vigilar de cerca su evolución”.

¿Es factible que un paciente de dengue muera por desatención del cuadro?

“Si, en realidad existen medidas muy bien estudiadas avaladas la OMS. Se hicieron estudios a grandes escalas, donde se vio que la atención temprana, con las medidas de hidratación, que es lo fundamental en estos cuadros, demostró que se reduce la mortalidad. Es decir que el abordaje oportuno reduce riesgos de evolucionar a formas graves de la enfermedad”.

¿Estaba desestimada la enfermedad como tal?

“Ahora la gente tiende a consultar, aunque se desconoce la cifra real de personas con dengue, ya que la gran mayoría o no presenta síntomas, o se queda en su casa sin acudir al sistema de salud. Otras personas consultan demasiado tarde, incluso en la fase de convalecencia de recuperación, porque lo pasaron en casa sin mayores complicaciones. Siempre que el paciente tenga acompañamiento médico tendrá más chances de que le vaya mejor”.

¿La hidratación es clave?

“No se trata de tomar agua nomás. Debe ser una hidratación a conciencia porque hay un mecanismo que explica por qué las personas con dengue necesitan más líquido. Este virus produce una fuga de líquidos, que en lugar de estar en el vaso sanguíneo, se van hacia otros lugares del cuerpo. Allí es donde comienzan las complicaciones. En una internación se aporta una hidratación endovenosa para asegurarnos que se mantenga liquido y no desarrolle cuadro de shock”.

¿La hidratación es la medicación para el paciente con dengue?

“Absolutamente. Se hace muy complejo durante los primeros 5 días beber agua, porque la persona se encuentra inapetente, con nauseas y desganado. Pero el paciente se debe obligar a beber agua, prestando atención porque si empieza con vómitos, se debe consultar urgente al médico. Es decir puede haber deshidratación en una primera etapa, y complicaciones en la siguiente”.

¿El dengue hemorrágico es el sangrado en fosas nasales y encías?

“Una persona puede tener fiebre por dengue, sin ser hemorrágico, que será la mayoría. Tener sangrado en fosas nasales y encías son signos de alarma. Es decir que puede tratarse de un paciente que pasó de tener solo una fiebre leve, para pasar a un posible cuadro grave. También se puede presentar un dengue hemorrágico que se caracteriza por hemorragias en distintos órganos, lo cual infiere un cuadro grave. Las hemorragias pueden darse en lo digestivo, donde el paciente defeca con color negro. En las mujeres se presentan hemorragias ginecológicas, con una menstruación muy intensa o fuera del periodo normal. Puede haber vómitos con sangre o hemorragias mucho más severas, en pulmones o en el cerebro. Son cuadros complejos que se atienden siempre en el hospital y que se presentan generalmente en la segunda fase de la enfermedad”.

¿Esto puede ocurrir en la primera infección por dengue?

“Si, puede ocurrir en un primer episodio o en un segundo episodio de dengue. Lo cierto es que la segunda vez , hay más riesgos de hacer una enfermedad grave. La respuesta inmune tiene un rol fundamental. La primera vez que se contacta con dengue, el cuerpo se da cuenta y se desencadena una respuesta inflamatoria que determinarán los síntomas. Cuando la persona se encuentra por segunda vez con el virus el cuerpo recuerda que lo tuvo, y desencadena una respuesta más fuerte, que determinará la gravedad del cuadro. Es decir que el segundo contagio será más grave”.

¿Cómo saber si se trata de la primera o segunda infección por dengue?

“Si el paciente no se hace un test para saberlo previamente es difícil determinarlo. El test mide anticuerpos en general, por lo tanto se complica saber con exactitud. Y para saber cuál es el serotipo que ingresó al cuerpo, se debe hacer el estudio en los primeros 5 días cuando el virus está activo en el organismo. Pasado ese tiempo únicamente se pueden medir las defensas, es decir los anticuerpos que quedaron, que no distingue serotipos”.

¿Cuánto dura un cuadro de dengue?

“La infección aguda con el virus activo dura alrededor de 8 días. Luego se presenta la fase de convalecencia donde el virus ya se fue, pero van quedando síntomas residuales hasta que la persona se empieza a recuperar. Es lo mismo que ocurre con la mayoría de las enfermedades donde volver al estado normal lleva un tiempo”.

¿Quedan secuelas a corto plazo?

“Lo más característico que los pacientes nombran es el gran cansancio y la dificultad para volver a la actividad de siempre. El hecho de volver al trabajo, salir a caminar, todo cuesta mucho esfuerzo. Es variable porque algunos se recuperan enseguida y de un momento al otro se sienten bien. En cambio otros pacientes refieren que pasan los meses y no logran recuperarse. Hasta ahora hay muchos detalles que se desconocen. Los pacientes que hemos visto, muchos quedan muy adelgazados porque no pueden recuperar el apetito. Otros hablan de un intenso dolor muscular que les dura mucho tiempos buscamos información oficial sobre post dengue, no hay. Por eso es tan importante lo que van narrando los pacientes, que expresan síntomas muy diversos. No existe una explicación certera porque hay poca bibliografía sobre dengue. A partir de la presente infección masiva, es factible que contemos con más datos como para afrontar un nuevo brote, porque de seguro que habrá. Quizás el dengue pueda compartir determinados manifiestos en articulaciones que perduren en el tiempo, o que incluso requiera tratamiento médico, como ocurre con otras enfermedades, lo cual es algo que el tiempo dirá”,