Nódulos de tiroides: Ablación por radiofrecuencia que evita la cirugía

El tratamiento por Radiofrecuencia de nódulos benignos de tiroides y algunos tipos de cáncer de tiroides, es una alternativa mínimamente invasiva con excelentes resultados. La práctica posibilita una pronta recuperación, evita la cirugía y preserva esta glándula tan importante del cuerpo humano.

Por Pablo Messina

Los nódulos en las tiroides son muy frecuentes, ya que un 70% de la población los tiene y se diagnostican con mayor frecuencia a medida que pasan los años, afortunadamente más del 90% son benignos. La Radiofrecuencia ofrece una gran alternativa de tratamiento para este tipo de lesiones y algunos tipos de cáncer de tiroides. Para saber todo sobre este tratamiento que puede evitar la cirugía de tiroides, en INS entrevistamos a una de las principales referentes del mundo en este tratamiento como es la Dra. Lorena Savluk, médica de planta del Hospital Italiano, radióloga intervencionista, especialista en diagnóstico por imágenes, capacitada en España, Italia y Cambridge, que nos brinda su valioso conocimiento.

Es poco frecuente el estudio preventivo para diagnosticar nódulos de tiroides ¿Qué debemos tener en cuenta?

”Al ser una patología predominantemente benigna se controla a través de un examen de laboratorio, como medir en sangre la TSH que es la hormona que se estudia para saber si la tiroides está funcionando bien, y si sale alterado se pide la ecografía. También se pide la imagen de tiroides cuando el paciente nota un bulto en el cuello, o cuando el médico en un examen de rutina palpa algo anormal y la solicita. Además hoy en día con los chequeos preventivos se pide cada vez más la evaluación ecográfica de carótidas, en esos casos se diagnostican secundariamente muchísimos nódulos que el paciente desconocia tener”.

¿De qué se trata la Ablación por radiofrecuencia de nódulos en la tiroides?

”Es un procedimiento que se realiza desde hace muchos años en el mundo, pero tuvo mucho impacto en los últimos tres años, tanto en Argentina cuando adquirimos el equipamiento específico para hacer este tratamiento, como también a nivel global. A partir de esta expansión se incluyó en guías internacionales dónde todos los profesionales obtienen la información que avala científicamente el tratamiento. De esta manera los endocrinólogos y cirujanos han comenzado a indicar cada vez más esta técnica que en casos seleccionados, algo que quiero remarcar, reemplaza o es una alternativa a la cirugía convencional. Es un procedimiento que se realiza a traves de una aguja especial que genera calor con la que se ingresa al nódulo y lo destruye, eso es lo que significa la palabra ablación. El paciente viene y se realiza el procedimiento de manera ambulatoria, ya que puede demorar entre 40 minutos y una hora, para luego permanecer en reposo en una sala de recuperación bajo el cuidado y monitoreo del personal de enfermería y luego se va de alta por sus propios medios, para retomar al día siguiente su vida normal. Es una gran alternativa para tratar estas patologías”.

¿Es similar al procedimiento que sea hace en una punción de nódulo tiroideo?

”Claro es como una punción, solo que si bien le decimos aguja, en realidad lo que usamos es un electrodo, que a través de un mecanismo más complejo, genera una corriente eléctrica alterna de alta frecuencia que causa lesión térmica y así destruye al nódulo. Es muy similar ya que no dejamos cicatriz, no se hacen cortes ni puntos de suturas y tampoco se deben dejar drenajes, por esto es que el paciente se va solo con una bandita adhesiva y nada más”.

Dra. Lorena Savluk.

¿Quiénes califican para hacer este tratamiento, es para todos?

”Para poder hacer la ablación se requiere confirmación de la citología del nódulo que se realiza a través de una PAAF (Punción por aspiración con aguja fina), y ese resultado tiene que dar benigno según una escala de clasificación específica que se llama Bethesda que va de I a VI. El resultado tiene que dar Bethesda II. En caso de salir un resultado diferente al requerido no está indicado el procedimiento aunque tenga tamaño y ubicación adecuado”.

¿Entonces si se sospecha que es cáncer de tiroides no se puede hacer radiofrecuencia? ¿Y si está confirmada la malignidad del nódulo?

”Si se sospecha hay que confirmarlo con una punción del nódulo. En caso que sea cáncer, la indicación de esta técnica es en el Microcarcinoma Papilar, que es un tumor que no excede los 10 mm. En estos casos muy específicos se puede realizar el tratamiento y tiene muy buenos resultados. Son pacientes que se deben evaluar cada uno en forma particular y con el comité multidisciplinario”.

¿El nódulo desaparece el mismo día o tiene un proceso de reducción?

”Es algo que me preguntan mucho los pacientes. El nódulo no desaparece el mismo día de ser destruido con esta técnica, sino que se va achicando progresivamente alcanzando la máxima reducción de volumen entre los 6 y 12 meses post ablación, pero a los 3 meses la mejoria que sienten es muy grande ya que dejan de padecer los síntomas. En muchos casos el paciente tiene molestias causadas por compresión del nódulo como ser tos, sensación de cuerpo extraño en la garganta, un bulto muy notorio en el cuello o molestias al tragar que en poco tiempo de realizado el tratamiento desaparecen. Lo importante es que los pacientes conozcan esta alternativa, ya que muchos se lamentan por no haberse enterado antes de someterse a una extirpación total de la glándula tiroides”.

¿Cuáles son las otras ventajas de este tratamiento?

Preservar la glándula tiroides, no necesitar tomar la medicación de reemplazo hormonal de por vida como es la Levotiroxina, no requiere internación y se realiza con anestesia local. Este último punto abre una posibilidad a aquellos pacientes con otras patologías de base por las cuales no pueden someterse a cirugías convencionales por los riesgos que esto conlleva”.

¿Este tratamiento está cubierto por las obras sociales y prepagas?

”Si bien hace poco que se realiza en el país, la situación fue mejorando en los últimos años ya que al principio no lo cubría ningún sistema de salud y ahora lo están haciendo cada vez más, ya que seguimos trabajando en ello para que esta alternativa sea considerada. La reflexión que hago es que todas las coberturas de salud deberían cubrir el tratamiento y brindarle al paciente la oportunidad de preservar su Tiroides sin tener que ir a una cirugía, ya que no se trata de algo experimental sino de una técnica avalada científicamente por consensos, guías internacionales e innumerables artículos científicos”.

¿Si lo llevamos a la frialdad de los números y los costos de la salud, pueden ser similares y con beneficios adicionales?

Por supuesto, primero que se puede realizar con anestesia local y en una sala de procedimientos que es similar a un quirófano, generando una reducción de costos y a su vez mejor calidad de vida y recuperación del paciente. Es una técnica que tiene muy bajo riesgo de complicaciones, menos que la cirugía convencional, son factores que deberían tenerse en cuenta al momento de financiar las prácticas”.