Apnea obstructiva del sueño: Muy frecuente y subdiagnosticada

La apnea obstructiva del sueño se debe a afecciones que bloquean el flujo de aire por las vías respiratorias superiores durante el sueño. Puede ocurrir que la lengua caiga hacia la garganta y bloquear las vías respiratorias. Como ayuda para mejorar esta enfermedad crónica que suele empeorar con el paso del tiempo, es bueno mantener un estilo de vida saludable, con actividad física y alimentación que alejen al paciente del sobrepeso, evitando las comidas abundantes y la ingesta de alcohol en las noches.
Ph: freepik.es

Por Cristina Cartier

Acerca de este trastorno, que puede tener un drástico impacto en la energía, el rendimiento mental, el estado de ánimo y la salud en general a largo plazo, la Dra. Susana Weimberg señala para INS que: “Es mucho más frecuente de lo que nos imaginamos. Es una enfermedad sub diagnosticada, es decir que no llegan los pacientes que tendrían que llegan a la consulta. Se entiende que no está la alerta ni en las familias ni en el sistema de salud. De hecho las personas suelen pensar que cuando alguien ronca al dormir, es porque descansa muy bien, cuando en realidad el roncar nos indica justamente lo contrario”.

¿Qué es la apnea del sueño?

“Es uno de los trastornos respiratorios más frecuentes, que consiste en el cese de la respiración. Es como cuando alguien se sumerge abajo del agua y aguanta la respiración. En esta enfermedad se corta la respiración, por causa involuntaria, es decir sin que la persona desee hacerlo durante las horas de sueño”.

 ¿Cuáles son los síntomas?

“En general se asocia al ronquido, que es la parte mas notoria de la enfermedad. La persona ronca y deja de roncar en algún momento, que en realidad es que deja de respirar. Luego el paciente sigue roncando, hace una apnea y otra vez ronca. Lo que se debe observar es que cuando esa persona deja de roncar sigue respirando o se corta la respiración. Una medida muy fácil para constatarlo es colocar la mano frente a la nariz del paciente, para comprobar si sale o no aire tibio por nariz o boca. Otro síntoma importante es la presencia de cansancio notorio. Ocurre que la persona duerme varias horas y se levanta cansado, con dolor de cabeza. Es un paciente que le cuesta concentrarse en el trabajo, se toma una siesta a mitad del día, y aun así no logra el descanso necesario. Si asociamos estos síntomas al aumento de peso, tener la garganta seca por las mañanas, podemos afirmar que se reúnen varios indicadores del síndrome de apnea obstructiva del sueño”.

¿Se hacen pruebas para saber si el paciente logra descansar al dormir?

“Se le hace una encuesta al paciente para comprobar dentro de una escala, del 0 al 3, qué tendencia o posibilidades tiene en la cotidianidad, de quedarse dormido frente a diferentes situaciones. Por ej: es importante saber si la persona se queda dormida sentada mirando la tele, sentado hablando con otra persona, sentado de acompañante en un auto, sentado de conductor en un semáforo, o el más extremo y peligroso, sentado al conducir un vehículo en ruta, lo cual es causante de accidente bastante frecuente”.

¿Qué le ocurre al organismo frente a las interrupciones en la respiración?

“Al tratarse de una enfermedad crónica que en general va empeorando con el tiempo, va generando un trastorno general del cuerpo. Fundamentalmente hace impacto en el sistema metabólico y cardiovascular. Cada vez que se hace una apnea, la concentración de oxigeno baja durante esos segundos, lo cual  genera aumento en la frecuencia cardiaca, por lo cual existe una tendencia a la suba de la presión arterial. Esta situación de manera repetitiva durante toda la noche, todas las noches de la vida de esa persona, causa muchos problemas como la hipertensión arterial refractaria al tratamiento, como así también, alteraciones en el azúcar en sangre, resistencia a la insulina, mayor riesgo de accidentes cardiovasculares. Durante el sueño se hace una etapa de descanso y regeneración. El cuerpo por un lado descansa, logrando una frecuencia cardiaca más baja, deben presentarse etapas de descanso en el cerebro, lo cual no ocurre cuando hay apneas. Por lo cual aparece diabetes, irritabilidad en el humor de esa persona y dificultades en el rendimiento laboral”.

¿Existen características físicas asociadas?

Se relaciona mucho con el sobrepeso, la masa corporal, con un abdomen prominente, un cuello corto y ancho. Si el paciente es hipertenso y no responde al tratamiento como debería, se sospecha y se hace una consulta para descartar la apnea”.

¿Qué ocurre en un paciente con diabetes?

“Genera un estado de estrés que favorece la hipoglucemia, es decir el aumento del azúcar en sangre y aumento de la resistencia a la insulina. Por lo cual, podemos decir también que existe tendencia a la diabetes, y el caso de los pacientes con este diagnostico, dificulta el cuadro de la enfermedad. Por eso es importante empezar un tratamiento, y al tiempo volver a considerar la patología y los medicamentos que usa, porque muchas veces se necesita un reajuste, ya que al empezar a respirar mejor, también responden mejor al tratamiento por la diabetes y requiere menos medicación”.

¿Qué se recomienda de manera especial ante la apnea del sueño?

Es importante evitar cenas copiosas y el consumo de alcohol. Se debe considerar mantener una dieta equilibrada, actividad física, controlar debidamente los trastornos hormonales que son muy influyentes. Los pacientes con mayor predisposición para la apnea del sueño son los varones, pero las mujeres en menopausia, ante los cambios hormonales, empiezan a tener el mismo riesgo que los hombres. Se debe prestar atención a los medicamentos que se utilizan, como relajantes musculares que se toman en la noche por una contractura o dolor determinado, ya que favorecen o empeoran el síndrome de la apnea”.

¿Cuál es la evaluación física para determinar el diagnostico?

Se examinan garganta y nariz, se observa el tamaño de la lengua, etc. Se constata la sospecha con determinados estudios, como la polisomnografía y la poligrafía respiratoria. Pueden ser en internación o ambulatorio. Estas pruebas sirven para registrar la frecuencia cardíaca y respiratoria, la concentración de oxigeno en sangre, etc. Se graban los ronquidos con un registro del electro encefalograma, donde se observan las etapas del sueño, los micro despertares, lo cual se documenta y da lugar al inicio de un tratamiento”.

¿Cuáles son los tratamientos para la apnea?

“Según el grado del paciente, es decir si son muchos ronquidos o muchas apneas por hora, sumado al resto de los síntomas, es el tratamiento que se hará. Puede tratarse de un roncador sano, es decir una persona que no está enferma, que lo único que hace es ruido al dormir sin mayores consecuencias. En tanto, cuando se presenta un síndrome de apnea, se usa el Cpap, es decir la máscara para dormir, que cada vez son ms chicas y cómodas. Esta se conecta a un aparato que es una turbina que brinda aire ambiental, es decir que no es un tubo de oxígeno, porque justamente a ese paciente se le cierra la garganta y no entra el aire. La persona se pone la máscara que debe estar calibrada especialmente para esa persona, todas las noches para dormir. Lo primero que ocurre es que esa persona ya no hace ruido al dormir, y su cuerpo empieza a descansar como corresponde. Ante lo cual todo el organismo se normaliza, desapareciendo la tendencia a la hipertensión o diabetes. Al levantarse la persona nota que descansó y que ya no tiene sueño, se siente de mejor humor, rinde mejor en el trabajo y todo empieza a estabilizarse”.